Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Fotografiarse desde los miradores de mar y montaña

Una buena manera de apreciar todo lo que nos ofrece el territorio de L’Hospitalet de l'Infant i la Vall de Llors es acercarse a alguno de los diversos miradores repartidos por diferentes puntos. La proximidad de la montaña nos permite captar unas imágenes panorámicas espectaculares de la sinuosa costa mediterránea a su paso por L’Hospitalet de l'Infant.

  • Plaza de la Marina

A pesar de todo, el primer mirador se encuentra al nivel del mar, en la plaza de la Marina. Se trata de un buen lugar para disfrutar de manera relajada de las puestas de sol mientras contemplamos cómo los pescadores se van situando en el espigón para desplegar sus cañas.

  • Mirador del Torn

Si subimos un poco más arriba y caminamos por el espacio natural protegido de La Rojala, llegaremos al mirador del Torn. Desde este mirador podemos tener unas magníficas vistas del municipio, tanto de la playa como de la parte más montañosa. Ofrece un entorno en el que podemos disfrutar de la naturaleza con la máxima tranquilidad.

  • Ermita de Sant Roc

Si seguimos subiendo, llegaremos a la ermita de Sant Roc. Ubicada en la cima de las montañas de la sierra del Mestral, fue construida durante tres años (1993-1996). Dispone de una amplia superficie de 103 m2 que nos permite disfrutar de unas espléndidas vistas del municipio y de su costa.

  • ¿es va acabar fent / té nom?

De camino al último de los miradores ubicado en Vandellòs, podemos detenernos en el mirador de carretera que se ha habilitado entre los núcleos de Masboquera y Masriudoms, un espacio de muy fácil acceso que nos proporcionará unas vistas únicas del litoral del municipio.

  • Turó del Castell

Para terminar nuestra visita a los miradores, nos acercaremos al mirador del Turó del Castell (colina del castillo), situado en Vandellòs, al que se accede por unas escaleras talladas en la roca, con barandillas, que nacen de la parte baja de la calle Amunt, junto a la carretera C-44. En la parte superior encontraremos dos tablas informativas sobre el relieve de las montañas y alrededores, así como unas magníficas vistas.

Con esta visita a los miradores, conseguiremos dos cosas: conocer la inmensidad de este territorio que combina mar y montaña en todos sus paisajes y, sobre todo, grabar en nuestra retina unas imágenes espectaculares desde unos miradores privilegiados.